Cuidado para niños en condiciones especiales – Entlastungsdienst

Hola María Bachofner, ante todo muchas gracias por concederle esta entrevista a la comunidad maminiquieta.

Háblanos un poco de ti, quién eres ¿Para cuál institución trabajas y cuál es tu labor?

Soy María Bachofner, madre de uno niño de año medio y he trabajado para la organización “Entlastungsdienst <für betreuende Angehörige>” desde hace 7 años en el cantón de Zürich. Hice una pausa de dos años para tener a mi hijo y estar con él todo este tiempo. Ahora comencé a trabajar de nuevo en marzo del 2018 con la misma institución.

Esta institución, entre otros servicios que presta,  se encarga de brindar apoyo a los padres, ofreciendo cuidado y asistencia a niños en condiciones especiales o discapacidades. Hay niños con problemas de autismo, síndrome de Down, parálisis cerebral, síndrome de Asperger, discapacidades físicas, entre otros.

Mi labor es ayudar a las familias, atendiendo a los niños y cuidándoles una cantidad de horas programadas, así los padres pueden tener horas libres, ir a trabajar o realizar cualquier otra actividad durante ese tiempo. Yo estoy al cuidado de los niños en esas horas.

¿Qué haces con ellos en ese tiempo?

Depende del niño, muchas veces salimos de excursión (cuando se puede), a la mayoría le gusta ir con el tren o el bus. Eso le ayuda mucho al niño a desenvolverse dentro de la sociedad y no aislarlos. También los ayudo en las tareas, hacemos manualidades, jugamos…

¿Estás actividades están previamente programadas o eres autónoma en tus decisiones?

Yo lo hago sola, tengo la fortuna de organizar el plan de actividades con el niño a mi gusto.

¿Quién paga las actividades de recreación?

Nosotros tenemos apoyo de otras asociaciones, fundaciones, donaciones privadas, contribución del estado, de la ciudad…  Así los padres que no tienen las condiciones económicas más optimas pueden beneficiarse de este servicio. Recibimos muchas donaciones. Por ejemplo, me han dado una tarjeta hace poco para poder ir con los niños al zoológico, museos…

¿La institución es privada, pero existe además alguna subvención para familias con menos recursos?

Existen diferentes casos, por ejemplo, hay madres solteras que no tienen el recurso económico para pagar el servicio de la institución, pero existen asociaciones que hacen donaciones y apoyan este tipo de casos, el estado también hace contribuciones, aquí en Suiza el tema de ayuda social está bien controlado.  No olvidemos que por derecho también existe un subsidio para personas discapacitadas.

¿Volviendo a retomar el tema de tu labor en la institución, cómo te sientes haciendo este trabajo?

En estos momentos estoy al cuidado de una niña ciega y con problema de autismo. Estoy 100 por ciento con ella y paralelamente estoy haciendo una formación de un año para ampliar mis conocimientos con niños con síndrome de Asperger.

¿Cuál es el tipo de integración que pueden tener estos peques en condiciones especiales dentro de la sociedad?

Hoy en día, por lo menos aquí en Suiza, hay cierta tolerancia y aceptación por parte de un grupo, pero siempre hay una minoría, y es un criterio propio, que siguen interesadas en si mismas y que quizá tomen la situación de un niño en condiciones especiales con ciertas molestias, bien sea en los espacios públicos, cuando algún niño comienza a quejarse, a gritar, por ejemplo.

Sin embargo, en la institución, tratamos de que los niños hagan excursiones, visitas a lugares públicos como zoológicos o museos. Participen en eventos o actividades dentro de los espacios públicos. Somos un modelo ejemplar en comparación con otros países donde todavía a ciertos niños no se les trata bien y se les esconde para evitar molestias.

Existe una fundación muy interesante llamada “Integra”  y es una institución con un mandato social que protege y ayuda a jóvenes con discapacidades mentales y físicas a conseguir empleo, también los ayudan en el área de la educación y la vivienda.

Hay empresas que toman a estos jóvenes para trabajar dentro de la organización y claro, cuesta tiempo, paciencia y dinero integrar a este tipo de jóvenes en el ámbito laboral pero es un proceso de adaptación para ambos el empleado y el contratante, después funciona para ambos.

¿Cómo es la integración de los padres con sus peques en estás condiciones, también dentro de la sociedad?

Con los padres debemos tener distancia, pero a la vez algo de cercanía, con respecto a mi experiencia, puedo decir que conozco muchos casos donde los padres siempre están intentando de hacer contacto social con otros padres, asisten a actividades con otros niños y entregan mucho esfuerzo para que sus hijos y ellos como padres puedan integrarse dentro de la sociedad. Lo he visto y es bastante admirable.

Hay niños que son más vulnerables que otros y depende del síndrome, otros más agresivos que otros a pesar de que buscan contacto con otros niños. Muchas veces no saben manejar bien su comportamiento y esto puede ser un freno para los padres en el momento de querer integrarse o querer integrar a sus hijos en la comunidad.

A veces funciona y a veces no, hay casos delicados, pero es importante que la familia se mantenga unida.

¿La institución brinda algún apoyo emocional para los padres?

La institución no brinda ningún tipo de apoyo. Pero fui testigo de un caso donde el síndrome de un niño era un trastorno fuera de lo común y la madre se dedicó a investigar mucho sobre ese síndrome. Ella después pudo compartir el conocimiento que había adquirido con otros padres o investigadores que también estaban detrás del tema. Eso es un ejemplo de ayuda emocional de un padre hacia otros, por ejemplo.

Pero todo es muy privado, todo depende de la familia, si ellos necesitan ayuda psicológica la buscan. También depende del síndrome o la discapacidad del niño, hay síndromes más conocidos que otros. Los padres tienen el libre albedrío de decidir si necesitan apoyo emocional o no. Hay padres que lo llevan con mucha más resistencia que otros. El trabajo de esos padres es admirable.

¿Cuál es el reto o los objetivos más valiosos que se plantean en está institución para peques en estás condiciones?

El objetivo de la institutución y su filosofía está bien claro, ellos brindan el mejor cuidado a este tipo de niños. Pero hablando de mí, yo trato de que los niños avancen, de que consigan su lugar dentro del sistema, tengo mi propia ética, soy lo más profesional posible, sigo mi intuición. Los niños que he tenido a mi cuidado los trato con mucho respeto y trato de ayudarlos para que tengan un futuro donde puedan desenvolverse mejor, no soy perfecta, pero trato de hacerlo lo mejor posible.

¿Cuál recomendación significativa le dejarías a los padres que tienen niños en estás condiciones?

Bastante paciencia, amor, tiempos de calidad con sus hijos, pedir ayuda si es necesario. A los padres les recomiendo que busquen para ellos también un tiempo libre, donde puedan desconectarse un poco del admirable trabajo que hacen.

Muchísimas gracias por la entrevista, haces una labor hermosa María Bachofner. Nos despedimos y esperamos que esta entrevista haya sido interesante para todos aquellos padres que tengan un niño en condiciones especiales y, una llamada de alerta, para otros padres donde dentro de su entorno puedan participar en la construcción de espacios más comunicativos y abiertos en el momento de socialización  e integración en ambos casos.

Con cariño 🙂   

maminiquieta Spionage

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *